jueves, 3 de julio de 2008

Entre Yaracuy y Carabobo
































































Bueno esta ves la rueda fue a Temerla, un pueblo metido en un bonito valle, en las montañas de Carabobo y Yaracuy, la rueda fue genial, hora de salida, 10 PM y rodamos hasta las 3 AM, la primera parada la tenia estipulada en un mirador que ya conocía anteriormente, parte de este recorrido lo realice con mi pana Luis Barranco hace mas de un año, y con el grupo de Meru Venezuela, pero en verano, y lo que había en este camino era polvo a kilos y mucho calor, pero yo le tenia el ojo puesto porque cuando hay tanto polvo y tierra suelta lo mas seguro es que en época de invierno se ponga buena la cosa.

Ya en el mirador y por supuesto bajo una llovizna  armamos el campamento, por casualidad en el mirador había un nido de hormigas voladoras y al pisarlas con los carros y romper el nido con los picos para la canal del agua, simplemente se alborotaron y se convirtieron en un acompañante mas fastidioso que una suegra, solo imagínense que se pegaban en todo aquello que reflejara luz.

En la mañana apreciamos la buena vista de la represa Canoabo, desayunamos y de nuevo la lluvia a nuestro lado, el camino se torno muy baboso paro de agradable conducción, nos percatamos que le habían pasado maquina a la vía, esto me desilusiono mucho, porque la acción que esperaba era totalmente erradicada con el paso de la maquina, pero gracias a la lluvia constante, el camino estaba totalmente embarrado.

Después de un rato de rueda llegamos al primer paso de río, parada obligada para el aseo personal,  gracias a dios el Carlos ya había pasado por este río y me dice, enano vamos a los pozos, pozosss?, que pozos chico, resulta que si habían pozos y muy buenos, resulta que la ves pasada, era un grupo de 40 carros, mas de 100 personas, con guías de la zona, y estos tipos les aseguro no sabían que eso estaba a solo 100 metros del cruce del río.

Dejamos los carros a un lado del camino y emprendimos la caminata por el cauce del río, de inmediato grandes rocas adornaban el cauce, de verdad un espectáculo que hay que repetirlo y disfrutar con tiempo de este lugar, algo muy bonito fue el encuentro de las aguas del río Temerla y el río X, unas son totalmente cristalinas y las otras turbias, y lo mas bonito es que se mezclan entre las piedras y terminan en una pequeña cascada entre una gran grieta, después de la sección de fotos , nos arrancamos de nuevo al camino.

El camino comenzó su acenso no sin antes pasar por un caserío totalmente cambiado a mi ultima visita, limpio, casas pintadas, y por su puesto, VIVA CHAVEZ, ojala y aprovechen esta mano del gobierno y no lo destruyan, aahhh y de nuevo los paneles solares, buena idea para ayudar a esta gente que literalmente viven aislados, continuamos subiendo por este camino full barro hasta llegar a la cima de esta montaña y disfrutar de una buena vista del valle del río Temerla, aquí empezamos a bajar enmochados hasta las cavas, en este descenso pille un caminito que en la próxima le meto seguro, llegamos al pueblo de Temerla en un tiempo que no tenia estipulado, muy rápido pues, y la pregunta era, y ahora, para donde, ya se acabo el camino, de una agarre el GPS y me oriente con unos caminos que venia echándole el ojo y me di cuenta que uno de ellos llegaba al cerro de La Copa, lugar muy visitado y recomendado por mis panas de Meru Adventure, así que sin pensarlo tomamos el nuevo rumbo.

Apenas empezamos a subir, un viejito nos dice, muchacho no se meta para allá, ese camino esta muy feo, de una la sonrisa en la cara de todos,  una gran grieta nos dio la bienvenida a este camino, un winche salio a relucir al quedar  Carlos empuentado, de resto el camino ascendió a la montaña y empezó a circular por un bosque humedo bien agradable, el camino totalmente lleno de rocas sueltas, barro, grietas, nos llevo a la cima del cerro la copa, llegamos a las antenas repetidoras y armamos campamento en un claro que nos los puso diosito en el camino, el lugar era ideal porque al estar dentro de la vegetación nos tapaba de la fuerte brisa y el frío disminuía un poco, luego de una cena oriental, arroz chino, a dormir de una, la mañana nos dio una hora sin lluvia para recoger el campamento y desayunar y tomar el nuevo rumbo hacia Montalbán, pueblo que indicaba el final de este recorrido, realmente recomiendo este recorrido, es muy bueno y tiene de todo un poco.





No hay comentarios: