jueves, 20 de noviembre de 2008

Carmen de Cura-Guanarito


















Saludos Plagas.

Bueno les cuento, tremendo viaje, como dicen de todo un poco, esta ves el viaje fue entre tres estados, Aragua, Miranda, Guarico, la primera noche acampamos en una finca que encontró el Pemon, por cierto, el Pemon tenia un año que no salía, y lo mejor, esta activo, se recuerda de todo y como tiene que ser, tremendo copiloto.

Después de una agradable noche los gallos anunciaron el comienzo del recorrido, así que todo el mundo arranco para el monte, el recorrido va por el valle del río y este tiene una serie de pozos muy buenos, de verdad muy bueno, en uno de esos pozos nos echamos como lagartos a pasar el calor un rato, después de este remojo agarramos de nuevo la trilla y nos encontramos tremendo portón, les confieso que cada ves que me encuentro un portón me molesto mucho, primero por la inseguridad y los molestos rutiarrechisimos y el segundo ahora para donde jajajajajajaajajajaja.
Con suerte se encontró a la persona que tenia la llave y seguimos nuestro rumbo, les confieso que en esta parte yo no se que paso, pero el día se fue volando, recorrimos unas lomas y unos cerros muy bonitos, con tremendos barrancos por cierto, llegamos a la fila de las montañas y el dia nos regalo tremendo atardecer, con un clima ideal, un poco de brisa pero que nada es perfecto, asi que rodamos un poco mas y decidimos acampar a esta altura para evitar el calor y la plaga.

Esa noche fue muy buena, buena habladera , buena cena, y lluvia, a dormirr parejo pues, la mañana fue de una vista de envidia y de regalo una faena de pastoreo típica de esta zona.

Continuamos el viaje y la lluvia nos acompaño por el resto del camino, llegamos a los pueblos de Democracia y Quiripital sin mayores contratiempos, empinadas subidas y bajadas fueron lo normal en esta zona, después llego la etapa que yo mas esperaba, tomar rumbo hacia Guanarito, en el típico Guatopo, selva y selva y lluvia.

Bueno aquí el asunto se complico, porque cometí un error fatal, cosa que queda ya anotado para mis próximos viajes, parezco nuevo, entramos a la trilla con un carro con una falla importante, pero uno como siempre de no dejar a nadie, falle, tenia que mandar el carro de la falla por el camino fácil, pero noooooo, vente no le pares, te ayudamos, y lo otro me deje llevar por la molestia que me hizo agarrar un bocon, pero se los juro mas nunca.

Bueno la lluvia complico la trilla y por la tardanza en ayudar al amigo de la falla nos agarro la noche en plena selva, yo tenia calculado salir de noche, pero tipo, 7 o 8, el resultado fue, salimos a las 7 am del lunes, tremenda pela nos metimos, la selva de noche es para dormir, no para rodar, pero bueno teníamos que salir, la trilla es totalmente endemoniada, subidas, bajadas, grietas, matas, barro, lianas de todo mis amigos, pero bueno, personalmente me lo difrute al 100%, muy bueno.

Lo que un carro operativo al 100% lo hace en 10 min, nosotros nos tardamos una hora, así que saquen la cuenta, pero bueno, aquí no se le echa la culpa a nadie, son experiencias que se agarran.

Gracias a Beto y al Pemon, demostraron la buena escuela que traen y son los mejores de los copilotos, eran asistente de cámara y copiloto de un vehiculo, y terminaron como copilotos de todos los vehículos.

Les haré llegar sus palabras al resto del equipo, se los prometo.

En esta ocasión me acompaño la gente de Rusti Avila, con Luis Barranco y Vanesa el Carlos Bronco y Amarilis, la gente de Meru Advenrute con William y lizette y el catire que no me recuerdo como se llama y Dasilva 92 (el bocon).

1 comentario:

ma dijo...

una foto del beto trabajando...
eso no hay quien lo crea, tan sólo basta con verle lo limpito de los zapatos...
un saludo