sábado, 1 de noviembre de 2008

Por los lados de El Jobito























































































Saludos mis panas.
Rincones escondidos del estado Miranda. De nuevo salió el equipo, realmente los últimos viajes han sido muy buena nota, nada como un buen viaje y buena compañía, realmente el equipo está creciendo y esto va en contra de cómo me gusta viajar, pero si se mantiene el nivel todo saldrá bien.
En esta ocasión nos fuimos a la famosa trilla de Panaquire, muchos le ponen diferentes nombres yo no me quede atrás, pero siempre es la misma trilla, yo trate de cambiar la cosa un poco y entrar por otro lado, pero no me resulto, así que la hicimos en sentido San Francisco de Macaira-Panaquire.
Esta trilla es famosa por su gran complejidad, por mucho tiempo varios equipos la han visitado, y siempre hay buenos cuentos de pegadas, winche, volteadas y vadeos, el equipo se preparo para enfrentarla pero nos llevamos una gran sorpresa, época electoral, ya saben que es eso, ayuda a toda esta gente la cual no le paran ni media en el resto del tiempo, solo en la época de buscar votos, así que encontramos la vía patroleada, trabajos en las comunidades y los muy buenos paneles solares, pero esto no evito disfrutarnos el viaje.
El camino no tuvo mayor novedad hasta el poblado del Jobito, una trilla muy húmeda pero sin problemas nos llevo por más de 30 kilómetros hasta este lugar, aquí vadeamos el rio y nos reunimos a ver qué hacíamos, porque si la trilla continuaba así llegaríamos a Panaquire muy rápido, y todavía nos quedaba un día libre, así que decidimos continuar, en este lugar nos informaron que la vía estaba muy mala, así que llego de inmediato la sonrisas a muchos.
Mi alegría llego al ver la maquina al poco tiempo de salir del Jobito, así que la trilla estaría como siempre, en realidad no fue así, no estaba patroleada pero si en buenas condiciones, es increíble que una trilla de más de 60 kilómetros, se redujo a solo 500 metros de acción de resto, todo normalito, así que se disfruto del paisaje y de la buena compañía.
Por un pelón de logística decidimos no dormir cerca de Panaquire, la gente tiene una muy mala nota, política le diría yo, era mejor dormir en la montaña, pero ya era muy tarde para retornar, así que nos salimos de Panaquire y darle rueda hasta la playita que picharon los Cabuyas, un gran palo de agua nos acompaño por todo el camino, la entrada de la playa inundada, pero como siempre, la playa sola para nosotros.
Les comento, esa noche de playa fue una de las peores que he pasado, lluvia a cantaros y cuando no lluvia, plaga del tamaño de un cardenalito, que noche más larga mis amigos, lo bueno fue que el sapo jeepero llevo agua a tobos,jajajajajajajajajajajaa.
La mañana nos regalo un buen clima y decidimos retornar a la trilla a buscar otros caminos más interesantes, lo único es que con el panzón salimos muy tarde y entramos a la trilla casi al medio día del domingo. Cuando estábamos rodando por la única parte de acción de la trilla nos callo otro intenso palo de agua, el asunto se puso interesante y hasta peligroso por la gran cantidad de derrumbes y lo resbaladizo de la trilla, nuestro destino era llegar a una trilla que se veía abandonada y según llega a un caserío cerca de San Francisco, la información era falsa y lo que hicimos fue meternos en un rio a rodar de noche, mala decisión, trampas de arena, bombas y agua y agua fue lo que agarramos, lo único bueno en esta parte fue que Amarilis rompió todo su juego de ropa interior y dejo el radio en pazzzzzzzzz. Jajajajajajajajaj Amarilis te queremos.
Estas fotos son del Beto, Gustavo y Amilkar, una que otra mía.
Nos acompaño, Rusti Avila, Cabuya 4x4 y el estilista de la Zona XJ.

No hay comentarios: