domingo, 22 de abril de 2012

Paramo Merideño

Paramos Merideños El asueto de Semana Santa siempre es esperado por muchos para efectuar recorridos largos a diferentes lugares de Venezuela y conocer nuevos sitios, pero en esta ocasión decidimos no hacerlo y dejar a un lado el equipo de camping y todo lo que se relaciona, y los planes se enfocaron en un recorrido a los páramos andinos, así que en esta ocasión visitamos el estado Mérida. Nuestra primera etapa comenzó en el Hotel Paramo La Culata, lugar que se eligió para pernotar todas las noches y estar alejados del tráfico de la ciudad de Mérida y de la gran cantidad de turistas que la temporada atrae a esta ciudad.





A pocos minutos de la ciudad de Mérida se encuentra el bellísimo Páramo de la Culata. Desde que se sale de la ciudad se empieza a disfrutar del extraordinario paisaje, de las bellas casas típicas de la zona, de agradables sitios donde disfrutar ricas comidas y de un clima bastante agradable. Toda la trayectoria, aunque corta, es realmente placentera. Tuvimos la suerte de encontrar los picos nevados gracias a las abundantes lluvias y temperaturas bajas de estos días, cosa que no es común en el mes de Marzo. Como en una casería de brujas empezamos muy temprano a preguntar a muchas personas y recorrimos muchos caminos rurales para poder acercarnos lo más posible a los picos y ver la nieve en un país tropical como el nuestro. Luego de esto nos acercamos al parador turístico donde hay un gran grupo de artesanos y un conjunto de tirolineas donde varios del grupo decidieron divertirse un rato, también efectuamos un recorrido hasta la Piedra del Mirador, donde se obtiene una buena vista de todo el valle, descendiendo hacia Mérida también se puede disfrutar del Parque Los Abuelos y de la truchicultura La Culata.






En la ciudad de Mérida decidimos visitar el Parque Zoológico Chorros de Milla, lugar donde pudimos ver una variedad de fauna interesante en especial los niños la disfrutan mucho, sobre todo al ver, Tigre, León, Puma, Cunaguaro, Dantos, Onza, Oso Frontino, varias aves y el Camello que impresiona por su gran tamaño.
Otra visita fue al Jardín Botánico, lugar que demuestra muy bien los diferentes tipos de floras de nuestro país como también el jardín Japonés y el sendero de las Orquídeas, en este lugar hay una actividad muy buena llamada Senderos Aéreos, aquí un conjunto de arboles esta entrelazado por cuerdas y camineras aéreas donde los participantes disfrutan de todo esto bajo unas buenas medidas de seguridad y terminan el recorrido en una tirolineas de aproximadamente 100 metros sobre varios arboles


En nuestra segunda etapa visitamos el Paramo vía Pico El Águila, esta zona está totalmente dedicada al turismo, por tal razón no era raro ver grandes grupos de personas y un tráfico muy lento para cruzar la diferentes poblaciones, nuestro plan consistía en subir hasta el parador de Pico El Águila e ir descendiendo y visitando los diferentes lugares, en este trayecto visitamos El Castillo de Mucuchies y la iglesia de San Rafael de Mucuchies, como también el Observatorio.
Antes del llegar al poblado de Apartaderos visitamos el Parque El Cóndor, aquí se encuentra un refugio donde crían a dos cóndor, lamentablemente esta especie esta en extinción en nuestro país, aquí hacen un gran esfuerzo por reproducir esta especie de ave y reinsertarla en el paramo.
Tomando la vía hacia Santo Domingo visitamos la Laguna de Mucubaji, la cual esta 3625 m.s.n.m, este lugar es parada obligada a quien visites los páramos Merideños, aquí existen varios recorridos por senderos, los cuales se puede realizar caminando o usando caballos, se puede visitar la Laguna Negra o el Valle de Los puentes, lugar que se llega a una cascada y lugar de partida de las expediciones del Pico Mucuñuque, Laguna de Los Patos y Laguna Victoria.
Continuando en esta zona visitamos el Paramo de Gavidea, aquí efectuamos dos recorridos, el primero a la aldea de las Piñuelas, donde conocimos su truchicultura y efectuamos el asenso al mirador de Las Piñuelas, lugar de partida hacia La Laguna del Santo Cristo, el segundo recorrido lo efectuamos hacia el alto de Micarache, lugar que encontramos totalmente desolado y decidimos quedarnos y hacer una merienda y disfrutar del sitio.
En nuestra tercera y última etapa visitamos el Paramo de Mariño, punto turístico de importancia para el poblado de Tovar, aquí visitamos tres importantes lagunas, Laguna Blanca, aquí fuimos sorprendidos por el estado de esta laguna, está totalmente rebosada en su nivel de aguas, esto provoco el inundamiento de un parque recreacional y algunas cabañas, esto se debe a que en la zona muchos causes de riachuelos y quebradas han sido modificados y desviados de su cause provocando un mayor afluente de agua, también esta laguna a perdido su espejo de agua, ya que debido a aguas contaminadas se ha creado muchas plantas parasitas como por ejemplo la tipo Bora.
Continuando el recorrido visitamos la Laguna de Los Lirios, este lugar está ubicado aproximadamente a 2200 m.s.n.m, este lugar es visitado por los lugareños para hacer algunas parrillas y pescar, también llegan muchos motorizados debido a que es un lugar estratégico para la señal de celulares.
Por último La Laguna Brava a una altitud de 2450 m.s.n.m, para mí la mejor de todas las lagunas, este lugar es realmente impresionante, al llegar fuimos recibidos por un guarda parque quien nos informo que el paso estaba restringido a los automóviles, ya que debido a las fuertes lluvias de los últimos años la laguna subió su nivel y el paso solo se puede efectuar caminando por un pequeño sendero, en todo momento estábamos cubiertos por una densa neblina que no dejaba ver más de cinco metros de distancia, y decidimos hacer el recorrido, por el sendero nos encontramos un gran grupo de turistas que venían tomando y escuchando música, al llegar al punto más alto del sendero la neblina se empezó a despejar y se dejo ver en su totalidad, el lugar es único, un gigantesco espejo de agua y su tranquilidad hace que ese momento sea de pura relajación y paz.
Porque les comento lo del grupo de turistas, en Tovar nos regalaron un folleto con las historias de cuentos y leyendas de las lagunas del paramo de Mariño, en la parte que correspondía a La Laguna Brava, se refería a que su nombre se debe a que la laguna no le gusta ser molestada, por ruidos ni que agiten sus aguas, lanzando piedras o navegando, cuando pasa esto una espesa neblina la tapa por completo y no se deja ver hasta que vuelva su tranquilidad, cuando uno está en ese lugar y pasa este fenómeno es cuando uno piensa que tan realidad serán esos cuentos y leyendas.

2 comentarios:

luis dijo...

que hermoso viaje, gracias por mostrar a todos la belleza de este estado tan mágico, el blog de lo mas limpio y ordenado, fotografía de las mejores que visto del estado, mis felicidades y saludo

serviher dijo...

despues del municipio cedeño del estado Bolivar, ecoturismo en los Andes es lo que mas me gusta, saludo y disfruto sus rutas, excelentes.